La Piedra de la Verdad

Su verdadera historia tal y como llegó a nuestros días contada por uno de sus protagonistas.

Cuenta la leyenda que Gerena debe su nombre al rey Gerión, un gigante de tres cuerpos, tres cabezas y seis brazos, hijo y nieto de poderosos dioses del Olimpo que vivía en estas tierras desde épocas ancestrales.

El rey Gerión era propietario de muchas y fabulosas riquezas, pero entre todas ellas su preferida era un rebaño de extraordinarios bueyes y vacas de color rojo al que tenía un gran aprecio.

La leyenda también cuenta que otro rey, Euristeo, mandó a Hércules a robarlo para él ¡Y es aquí donde comienza nuestra historia! Pues Hércules fue descubierto por Gerión y ambos se enfrentaron en una terrible batalla a vida o muerte en los campos de Gerena. Los dos lucharon con destreza y valentía, pero Gerión era un ser colosal, del tamaño de una montaña, y ninguno de los golpes de Hércules parecía hacerle daño. Hércules estaba a punto de desfallecer cuando recordó que tenía en su poder el veneno mortal de Hidra, la serpiente de las mil cabezas a la que había vencido en Lerna. Así que tomó una de sus flechas, la llenó con el veneno, y atravesó con ella los tres corazones de Gerión, que cayó muerto al instante a sus pies.

La historia aún continúa porque, si recordáis, Gerión era descendiente de los dioses, y al morir, la sangre de sus tres corazones empapó la tierra y se filtró hasta sus profundidades: Los dos primeros la fortalecieron, creando un granito de extraordinaria dureza y resistencia con el que se construyeron grandes catedrales, monumentos y templos. El tercero, aquel con el que más amó a su tierra, hizo brotar del magma caliente, una piedra de gran belleza que ocultaba en su interior los cristales de sangre de Gerión, una piedra que contaba la historia de lo que allí había pasado y que otorgaba a quien la poseía el don de descubrir la verdad allí donde fuera.

La Piedra de la Verdad, quedó guardada desde entonces en una cueva de la zona, custodiada por un ser tan fantástico como su creador, un centauro de apetito voraz del que aún, según dicen las personas del lugar, se escuchan sus poderosas zancadas en las noches de luna nueva.

¿Quieres continuar?

¡Demuestra tu sabiduría!

Danos la respuesta correcta en el formulario de más abajo.

Por el mar de Suez voy del revés
soy el dios del engaño y el disfraz
si la piedra quieres obtener
di mi nombre tres veces y entrarás.

Equipo *
Si tu equipo no tiene nombre es el momento de ponérselo y si aún así no se te ocurre, apunta la hora a la que tienes que venir.
Rellena este campo
Email *
Si tu respuesta es correcta te llegará la clave que necesitas si no, una ayudita para encontrarla.
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Respuesta *
Aquí debes apuntar la respuesta al enigma.
Rellena este campo